25 nov. 2008

De Carlos para el Guille

En su columna de ESPN DEPORTES, Carlos Bianchi habló sobre Guillermo Barros Schelotto y su título en la MLS:

“Como jugador, sos un imprevisible total. Hasta tal punto que pienso que algunas cosas que intentás, a mitad de camino las cambiás por iniciativa propia o por cómo se te paró el adversario de turno. Podés ser individual, como colectivo: pecando en las dos para bien o para mal, y ahora paso a explicarlo mejor”.

“Cuando todo va bien, podes acertar en la elección: dominás el balón, mirás, encarás si podes encarar, para como siempre te dije: cara o ceca, pasás o te quedás”.

“Eufórico, sos capaz de pasar por donde nadie pasa, para luego asistir como muy pocos lo hicieron o lo hacen, sea por arriba o por abajo, colocando a tu partenaire en posición favorable y no complicándole la vida al que va a definir”.

“Cuando te ponés nervioso, te empecinás y así perdés la tranquilidad y la claridad, chocando y discutiendo lo indiscutible. Y te transformás, dejás de ser el tipo lúcido que, manejando las situaciones más al límite, es ideal”.

“Cuando volví en el 2003, vos sabés que nos preguntamos los dos si éramos los mismos. Un año más tarde lo supimos. Si algo traté, desde el día que decidí ser entrenador, fue conocer lo más rápido posible a mis dirigidos como seres humanos y diferenciar bien a los buenos de los malos; los más bichos; los desconfiados; los inocentes; los naturales; los espontáneos; los solidarios; los positivos; los pasivos; los negativos. En suma, tratar de hacerles una radiografía a cada uno de ellos, los cuales a la larga o la corta, terminan mostrándose como son, para bien o para mal”.

“Todo jugador tiene unos partidos por arriba del resto y la vuelta en Belén seguro que debe de estar entre esos partidos destacados de tu carrera. Aqui funcionó el orgullo mas profundo que tenés. Sabías que no había "tu tía", teníamos que tener todos una de esas performances que no se olvidan. Convertiste tres goles e hiciste hacer el cuarto, para luego de 90 minutos épicos decirte a vos mismo: sigo siendo YO, porque después de tantas lesiones cortas --que te sacaban ritmo y continuidad futbolística-- las dudas seguramente estaban, a pesar de que uno desea no dar esa impresión”.

“Por un rato dejo de hablarle a Guillermo para contarles a ustedes algo que tal vez él no se recuerde. Una muestra de que, dentro de la apariencia de Guillermo "El Terrible", existe una persona agradable de tratar, con sus gustos bastante simples, con sus inocencias que se extrañan cuando uno lo conoce y ésta fue una de ellas”.

“Les dije esto porque con Guillermo al principio uno ve a alguien tímido, respetuoso, chispeante, despierto, honesto, medio desconfiado cuando no le gustó el palo, orgulloso en lo más profundo, A quien le da donde más nos duele el no poder lograr lo que desea, pero que igualmente hará lo imposible para lograrlo”.

“Eso lo pinta en carne propia: detrás de esa imagen de molesto, canchero, fastidioso, que puede llegar a armarse quien no lo conoce, existe el otro, ese que les cuento más arriba. Ese es el verdadero. Un gran sentimental, que trata de no demostrarlo, pero que tarde o temprano, ‘se vende’”.

“Para el final, mis felicitaciones por ser el jugador mas valioso del campeonato de EEUU, donde aprendieron a comprender tu juego, que no es facil de entender. En fin, un fútbol especial que terminó eligiendo a alguien, por qué no decirlo, MUY ESPECIAL”.


“Abrazo Guille, chau"
Carlos
Felicidades

Guillermo campeón


El mellizo Guillermo Barros Schelotto fue la gran figura en la final donde su equipo, Columbus Crew, se coronó por primera vez en su historia campeón de la MLS.

Guillermo fue quien dio las asistencias en los tres goles de su equipo (marcados por Moreno, Marshall y Hejduk), que jugó la final frente a los New York Red Bulls, equipo donde juega el ex hombre de River, el colombiano Juan Pablo Angel.

Barros Schelotto completó una gran segunda temporada en la liga estadounidense, al ser seleccionado el Jugador más valioso de la final, mérito que ya había alcanzado en el torneo regular, donde también fue elegido como figura.

Ischia rearma el equipo

El rompecabezas: El defensor paraguayo Julio Cáceres se recuperó del desgarro en el aductor derecho y podría ser titular el domingo cuando Boca enfrente a Racing, en La Bombonera, mientras que esperan por la evolución de Claudio Morel Rodríguez (realizó un trabajo diferenciado) y Fabián Vargas.

Jesús renace el domingo: En el equipo seguirá como titular el volante izquierdo Jesús Dátolo, pese a que fue expulsado ante San Martín de Tucumán, ya que Boca utilizará el artículo 225 por Exequiel Benavídez, quien se encuentra afectado al seleccionado sub20, que jugará ante Paraguay.

San Martín T 1 - 2 Boca


Boca llegó a la punta en soledad del Apertura tras vencer por 2 a 1 a San Martín de Tucumán, en la Ciudadela. Faltan sólo tres fechas para la culminación del campeonato, y Boca dio un gran paso en la carrera por el título. Se impuso con goles de Lucas Viatri y Luciano Figueroa, Saavedra anotó el empate parcial para el Santo.

El equipo de Carlos Ischia contó con una ocasión inmejorable. Carlos Maglio cobró un penal muy dudoso sobre Figueroa, pero Marcos Gutiérrez se lo contuvo a Juan Román Riquelme, a los 23.

En el primer tiempo Boca dominó campo y pelota, aunque no tuvo mayor profundidad. Pudo abrir el marcador cuando a los 23, el árbitro Carlos Maglio cobró un penal dudoso por un agarrón de Facundo Pérez Castro sobre Luciano Figueroa. Pero Juan Román Riquelme anunció su remate al palo izquierdo del arquero Marcos Gutiérrez que no tuvo problemas para atajar el tiro.

La respuesta del conjunto local se plasmó con un violento tiro libre de Gerardo Solana que pegó en el travesaño. Sin embargo, Boca siguió manteniendo el control del balón, hasta que llegó a la apertura del marcador, producto de su insistencia para atacar.

Fue a los 37 cuando Alvaro González le quitó el balón a Raúl Saavedra y lanzó un pase hacia el medio del área que aprovechó Lucas Viatri para enviar la pelota a la red con un violento disparo y establecer el 1-0.

En el segundo tiempo, Boca comenzó jugando mejor, pero el ingreso de Gustavo Ibáñez por Turdó le dio mayor movilidad a San Martín que comenzó a crear peligro en los primeros minutos. La floja actuación de Hugo Ibarra posibilitó varios ataques del local. Sin embargo, el empate llegó gracias a un bombazo de Raúl Saavedra, a los 14. El lateral izquierdo sacó un remate bárbaro desde afuera del área que dejó sin respuestas a Javier García y puso el 1-1.

Pasaron cuatro minutos y Boca volvió a marcar la diferencia con una brillante tijera de Luciano Figueroa. Riquelme tenía un tiro libre ideal para su pegada, pero engañó a todos: en vez de rematar la picó por encima de la barrera y lo dejó sólo a Lucho que con una pirueta venció a Gutiérrez.

Sobre el final San Martín fue en busca del empate (ambos jugaban con diez por las rojas a Dátolo y Pérez Castro), pero Boca supo aguantar el resultado. Una victoria que lo deja como único líder del Apertura con 32 puntos, cuando quedan tres fechas para el final.

21 nov. 2008

El Guille, el mejor de la MLS

El Mellizo juega en Estados Unidos hace un años y medio

Guillermo Barros Schelotto fue el elegido como el jugador más valioso (MVP) de la MLS. Los otros rivales del premio fueron Landon Donovan (un joven estadounidense con muchísimo futuro) y el interminable Cuauhtemoc Blanco. Guille obtuvo el 54.14% de los votos (recordemos que votan los entrenadores, los mismos jugadores y el periodismo) y el yanqui un valor aproximado al 20%. Actualmente Guillermo juega en el Columbus Crew que pelea por la obtención de la MLS Cup.

Video Most Player Value

Riquelme lesionado, Álvaro y Figueroa titulares

R R Emergencias: Riquelme salió con una molestia en el gemelo izquierdo y es duda para el partido con San Martín T.

Rumbo a Tucumán: El plantel practicará hoy en Casa Amarilla y mañana a la mañana en la Bombonera, como lo hace habitualmente los sábados. Y por la tarde viajará desde Aeroparque, a las 18, en un chárter a Tucumán. El regreso será no bien termine el partido, más allá de que terminará bastante tarde. Y el lunes, como siempre, el plantel tendrá libre.

Posible equipo vs. San Martín T: Javier García, Ibarra, Roncaglia, Forlín, Morel Rodríguez, Álvaro González, Battaglia, Dátolo, Riquelme/Gaitán, Figueroa y Viatri.

19 nov. 2008

Viatri a declarar, Cáceres y Vargas lesionados

En el peor momento: el delantero Lucas Viatri, su hermano Sebastián y un amigo, acusados de robo a mano armada en una peluquería de la periferia oeste, informó el martes una fuente judicial. El pase a juicio oral de la causa por la que Viatri, de 21 años, había estado detenido 30 días en marzo, fue decidida por el juez de Garantías Gustavo Robles, a pedido de la fiscalía, pero el abogado defensor dijo que apelará la decisión. En aquel momento, el futbolista relató que había ido al hospital a visitar a una amiga internada. "De pronto aparecieron unos policías y me llevaron detenido. La verdad es que no entendía nada", afirmó.

La enfermería no para: No es una lesión tan grave, es un desgarro pequeño y yo quiero estar lo antes posible", dijo él. No lo hace para quedar bien: Julio posee una importante resistencia al dolor. De hecho, desde que llegó al club juega con una molestia en un pie (producto de una vieja lesión) y él no quiere salir del equipo aunque a veces le duela. "Nunca un jugador sale a la cancha sin molestias", repite siempre el guaraní. Los lesionados de este semestre fueron o son: Caranta, Ibarra, Cáceres, Paletta, Morel Rodríguez, Vargas, Riquelme, Palacio y Palermo.

17 nov. 2008

Boca 2 - 3 Vélez Sarsfield


Era el día para Boca. La oportunidad por la que luchó durante casi todo el Apertura llegó a la tarde de la Bombonera. El equipo de Ischia tenía que ganar para ser el único puntero del Apertura, después del empate de anoche entre Newell's y San Lorenzo. Vélez era el rival de turno. Pero no era ese Vélez temible de otras épocas. Los dirigidos por Tocalli llegaban con una racha de dos sin victorias ni goles.

Despacio, Boca se fue adueñando del balón y del terreno en los primeros minutos. Siempre a través del buen trabajo de Battaglia en la mitad de la cancha. Es que la línea de tres en el fondo de Ischia sigue mostrando fisuras. Con un Riquelme apagado, el local no llegaba con peligro al arco de Barovero. Vélez, con sus dos líneas de cuatro bien marcadas, esperaba por una oportunidad.

Fue penal de Forlín a Nanni a los 7, que Diego Abal decidió no cobrar. Vélez salía del fondo, sin claridad pero con muchas ganas. Dátolo era poco claro por izquierda e Ibarra, perdido, en la derecha, no lograban armar los ataques de Boca por los costados. El juego recaía en Viatri, que aguantaba muy solo arriba, sin demasiada compañía de Riquelme y Mouche. A los 12, Román improvisó un tiro libre. Engañó a todo, en vez de pegarle al arco la cambió para Ibarra, llegó el centro y Dátolo, de cabeza, se perdió la apertura del marcador.

El que no desaprovechó su oportunidad fue Vélez. A los 17, Papa envió el ventro al área, de izquierda a derecha. Uglessich ingresó sin marca (lo perdió Viatri) y metió un frentazo perfecto, de pique al suelo, para poner a Vélez 1-0 en la Bombonera. Sorpresa y silencio. Boca se mostraba impotente.

Después del gol de Vélez, a Boca le costó mucho reacomodarse. El Fortín hizo honor a su apodo y se cerró bien atrás, contra Barovero. Uglessich estaba impasable por arriba. Papa seguro sobre la izquierda y Coronel encima de Riquelme. Sin embargo, el local de a poco, mejoró en su juego y hasta pudo alcanzar el empate antes de que terminara el primer tiempo.

A los 36, Riquelme abrió para Ibarra, llegó el centro pasado y por izquierda apareció Mouche, pero su remate quedó en las manos de Barovero. A los 38, después de un tiro de esquina desde la izquierda, Cáceres cabeceó libre por el segundo palo. La pelota dio en el arquero y pegó en el travesaño. La última fue a los 45, Riquelme se filtró entre los centrales, dejó en el camino a Barovero e intentó definir de derecha por encima de los defensores que cubrían el arco. El balón durmió en el techo del arco. Con poco Boca mereció la igualdad.

Comenzó el segundo tiempo y también el partido de los técnicos. En el vestuario, Ischia decidió sacar a Dátolo para poner a Nicolás Gaitán. Boca necesitaba sorpresa en ataque. Y a los 6, Tocalli mandó a la cancha a Nicolás Cabrera en lugar de Bella. En la primera que tocó el volante derecho, apiló a dos rivales, quedó cara a cara con Javier García y no dudó. De zurda estableció el 2-0.

No dio respiro el partido en el segundo tiempo. Porque a los 13, Riquelme ejecutó perfecto un tiro libre. La pelota pegó en el travesaño, en la línea, y le quedó a Forlín que descontó de cabeza. Ahora sí, fue el pensamiento generalizado en la Bombonera. Inmediatamente, Ischia mandó a Palacio a la cancha. Se sentía el empate. Desatento en el fondo, jugado en ataque, Boca se terminó lamentando. Cinco minutos pasaron desde el descuento de Forlín al 3-1 de Vélez. Nanni la aguantó en el área, descargó para Cristaldo que enganchó y sacó el derechazo fuerte al primer palo. Otro golpe de nocaut.

Boca, lleno de urgencias, tuvo que sacar fuerzas de donde no había para buscar un nuevo descuento e intentar un heroico empate para ser puntero del Apertura. Entró Figueroa en lugar de Viatri y se fue, ciego, contra el arco de Barovero. Creó poco y chocó mucho ante un fondo de Vélez firme. Palacio alcanzó a descontar a los 39, pero el 3-2 no se modificaría. El partido se fue con una pisada fallida de Riquelme que terminó en el lateral, una postal del errático partido de Boca. Tocalli festejó en la Bombonera como lo hizo en el Monumental, y eso que es un técnico saliente. Una victoria que no se daba desde hacía diez años para los de Liniers en La Boca. Ahora el Apertura tiene dos punteros, Tigre y San Lorenzo, con 30 puntos. Boca quedó segundo con 29 y con su lamento por la oportunidad desaprovechada.

14 nov. 2008